Skip to content

Alemania, ¿sigue siendo un país democrático?

15 de abril de 2013

Romeike2Si es deportada a Alemania, la familia Romeike podrían enfrentarse a multas, prisión, o peor aún: los padres podrían perder a sus hijos. Ya habían tenido que pagar cerca 8.000 euros en multas antes de salir de Alemania y finalmente pidieron asilo en Estados Unidos. Antes de llegar a su nuevo país, habían sufrido el dolor de ver a la policía alemana aprehender a sus hijos y llevarlos forzosamente a las escuela estatal. Cuando Uwe y Hannelor se dieron cuenta de que era sólo una cuestión de tiempo que que el estado alemán les desposeyera de sus hijos, huyeron a Norteamérica, y se les concedió asilo por parte de un juez de Tennessee en 2010.

homeschooling 2¿Estaban estos padres abusando de sus hijos? ¿Les mal alimentaban o les  negaban atención médica? No. Nada de eso. Ellos estaban ejerciendo su derecho natural educar a sus hijos en casa. En Alemania se ha prohibido la educación en el hogar a todos los ciudadanos, no sólo los evangélicos. El Tribunal Supremo de Alemania declaró que el propósito de la prohibición alemana de educación en el hogar era “contrarrestar el desarrollo de sociedades paralelas religiosas y motivado filosóficamente.” Esto suena elegante, tal vez, pero en su esencia es un concepto aterrador. Significa que el estado alemán quiere prohibir a las personas que piensan diferente al gobierno (por razones religiosas o filosóficas) crezcan y se conviertan en una fuerza en la sociedad, sostiene Michael Farris, fundador y presidente de la Asociación de Defensa Jurídica de la Educación en el Hogar” (Home School Legal Defense Association).

homeschooling 3Los Romeike decidieron educar en casa a sus seis hijos, ya que creían que iba a ser lo que era mejor para ellos, sobre la base de su fe cristiana. En una entrevista a Human Events, declararon: “Las escuelas alemanas enseñan en contra de nuestros valores cristianos. Nuestros hijos saben que les educamos en casa según nuestras convicciones de que estamos en manos de Dios. “Ellos creen lo que la Biblia enseña, que” los niños son una herencia del Señor” y que Dios les ha dado a estos niños para enseñarles y educarles para su gloria.

Ahora, el Departamento de Justicia de Obama está dispuesto defender la deportación de la familia Romeike a Alemania, cuando en Estados Unidos son dos millones de niños los que están siendo educados en casa.

libertad-de-accionFlaco favor a los derechos fundamentales de la familia afectada, pero también para de todas las personas y familias que ven cómo los Estados se entrometen indebidamente en la vida familiar, tomando injustas decisiones sobre la educación de los hijos, que es una competencia exclusiva de los padres.

No hay que olvidar que  la escolarización forzosa (algo que ha de distinguirse de la educación) en Alemania, aunque introducida en los años 20, su mantenimiento fue de enorme rédito para la Alemania nazi, deseosa de uniformizar a todos los ciudadanos en un modo de pensamiento único que ofende gravemente la libertad personal, familiar y social.

Es esencial para la libertad social mantener la libertad educativa de los padres, incluyendo la educación en el hogar.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Bruselense

La actualidad vista desde Bruselas

La actualidad vista desde Bruselas

A %d blogueros les gusta esto: