Skip to content

Fondo de Población de Naciones Unidas presiona para reconocer el aborto como derecho

15 de noviembre de 2012

Los autores del informe avalado y publicado por el Fondo de Población de Naciones Unidas califican como “derecho” el acceso a la planificación familiar, incluido el aborto y la contracepción. Aunque se trata de un informe y no de un instrumento vinculante, aprovecha su difusión mundial para hacer una apología del aborto y la contracepción, basándose en una abusiva comprensión de la libertad, y una pretensión de liberación de la mujer que recuerda las panfletarias feministas de los años 60, con la diferencia de que es Naciones Unidas quien ahora apoya y financia esta ideología.

El concepto de “aborto inseguro” está omnipresente, propugnando acabar con él exigiendo que los Estados ofrezcan un aborto “seguro” a las mujeres que así lo busquen en los sistemas de salud, lo cual exigiría obviamente su legalización y financiación. Hemos de recordar los efectos perniciosos para la salud mental de la mujer y su entorno, derivados del aborto, bajo el síndrome postaborto. Para evitar el aborto, además, propugna la anticoncepción basada en la premisa totalmente ideológica de que su uso reduce las cifras de aborto (ver página 33 del informe), como si ese fuera el único camino para acabar con el drama del aborto.

La ideología de género y el igualitarismo impregnan este informe cuyo carácter pretendidamente científico (son innumerables los estudios y datos aportados) es más que dudoso. Se omiten, sin duda alguna, los estudios y datos que rebaten los argumentos que aparecen sucesivamente como lógicos e indudables. Uno de sus apartados se titula “Redefinir qué significa ser realmente un hombre”. ¿Es ésta, acaso,  una de las misiones y funciones de Naciones Unidas?

El modo de manejar las cifras ideológicamente es descaradamente parcial: “invirtiendo 4,1 mil millones de dólares en servicios de contracepción modernos en los países en desarrollo, el mundo ahorraría aproximadamente 5,7 mil millones en los servicios de salud infantil y materna como consecuencia de evitar embarazos no deseados y abortos no seguros” (página 92).

El mensaje de que la contracepción es una buena inversión para los estados, porque ahorran dinero al presupuesto público sanitario roza la perversión intelectual. Al margen de las consideraciones morales, desde el punto de vista económico, el déficit de recursos humanos padecido por sociedades que demoledoramente han convivido con el aborto durante décadas (como ocurre en Europa) lleva a un paulatino e ineludible envejecimiento demográfico que económicamente hace una sociedad inviable. Es más, el número de emigrantes que las autoridades de la Unión Europea afirman que necesita Europa para seguir con su crecimiento económico es equivalente al número de niños abortados en los últimos años: en los últimos 15 años, la Europa de los 27 Estados de la Unión ha permitido que fueron abortados 20 millones de niños, según datos del Instituto de Política Familiar. La pro abortista Emma Bonino (ex Comisaria de la Unión Europea) reconoció que hasta 2040 necesitaremos al menos 30 millones de emigrantes para cubrir el déficit demográfico. El sentido común dicta que bastaría con dejar nacer a los niños de las mujeres que viven en Europa…

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Bruselense

La actualidad vista desde Bruselas

La actualidad vista desde Bruselas

A %d blogueros les gusta esto: