Skip to content

¿Un sindicato de curas? Sí, con la bendición del Tribunal de Estrasburgo

25 de septiembre de 2012

Imagen

El asunto pasaría algo más desapercibido si se tratase meramente de curas involucrados en cuestiones sindicales, pero, ¿tiene sentido un sindicato de curas para, por ejemplo, negociar con su obispo? La cuestión no es hipotética porque ha sido (mal) resuelta por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (sentencia Sindicatul “Păstorul cel Bun” contra Rumania), que no ha entendido en qué consiste ser sacerdote, ya que lo ha reducido a una pura actividad profesional, como son las de asistente social, formador o gestor administrativo.

El sacerdocio es más que un trabajo, es un ministerio, no es sólo una actividad profesional, sino también una vocación de vida y servicio a los fieles ya la humanidad. Las iglesias no son empresas comerciales, ONG o asociaciones civiles: por su origen, la naturaleza y los objetivos van más allá de la dimensión social natural de los seres humanos, a pesar de que están firmemente comprometidos con las actividades sociales de las personas como ciudadanos y el bien común social.

La autonomía de las Iglesias y comunidades religiosas sin interferencia indebida de los Estados es un derecho derivado del Artículo 9 del Convenio Europeo de Derechos Humanos y es también conditio sine qua non para el pluralismo, que es el valor fundamental en las sociedades democráticas modernas.

 Esta sentencia del Tribunal de Estrasburgo contradice su propia jurisprudencia anterior, y crea una inseguridad jurídica en una de las libertades fundamentales de toda sociedad democrática y sostenible, y no favorece la credibilidad social y la autoridad legal de la corte.

Massimo Introvigne, que sido Representante para la lucha contra el racismo, la xenofobia y la discriminación, con especial atención a la discriminación contra los cristianos y miembros de otras religiones (de la OSCE), apunta a un interés oculto del Tribunal, que, “casualmente”, «está compuesto casi por el mismo cuerpo judicial que en su Sentencia sobre el Caso Lautsi, revocada en apelación, por la que se trató de prohibir los crucifijos en las escuelas italianas».

El asunto ha sido remitido a la Gran Sala del Tribunal (como ocurrió con el caso Lautsi).

______

Sentencia (en inglés): Sindicatul “Păstorul cel Bun” contra Rumania, 31 enero 2012 (no oficial):

http://www.strasbourgconsortium.org/document.php?DocumentID=5804

 Comunicado del Patriarcado Ortodoxo Rumano (en inglés):

http://www.basilica.ro/en/news/inadequate_decision_at_the_european_court_of_human_rights_sacerdotal_vocation_assimilated_to_the_trade_union_action_8856.html

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Bruselense

La actualidad vista desde Bruselas

La actualidad vista desde Bruselas

A %d blogueros les gusta esto: